Reclamaciones de acoso y discriminación de empleados

La ley brinda protección sustancial a los empleados contra la mala conducta en el lugar de trabajo por parte de sus empleadores o compañeros de trabajo. Tanto los tribunales federales como los estatales han sostenido que la contratación, el despido, los ascensos y el trato en el lugar de trabajo no deben determinarse sobre la base de raza, género, edad, preferencia sexual, discapacidad o cómo se responde a las insinuaciones sexuales en el lugar de trabajo. Aun así, muchos empleados siguen sufriendo acoso laboral y discriminación laboral.

En el bufete de abogados de Brayton Purcell LLP, nuestros abogados trabajan arduamente para ayudar a proteger a los empleados cuando se les han violado sus derechos en el lugar de trabajo. Discuta hoy los reclamos de acoso y discriminación de empleados con un abogado dedicado.

Discriminación laboral: ¿Qué está prohibido?

La ley federal prohíbe a los empleadores discriminar a quienes buscan empleo y a sus empleados por motivos de:

  • Edad
  • Origen nacional
  • Raza
  • Religión
  • Sexo
  • El embarazo

A nivel federal, los empleadores privados con menos de 15 empleados no están sujetos a esta ley. Sin embargo, algunos estados no establecen límites numéricos. Por ejemplo, el estado de California prohíbe la discriminación racial y sexual por muy pocos empleados que tenga una empresa.

Presentar un reclamo por discriminación laboral

Antes de que un empleado pueda presentar una demanda por discriminación laboral ante el tribunal, primero debe presentar el cargo a la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC) . Si el empleado no presenta un cargo de la EEOC dentro del período requerido, no se permitirá ningún reclamo federal bajo el título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Si se considera que un empleador es una entidad pública, como una agencia gubernamental, municipio, distrito hospitalario o distrito escolar público, un empleado debe presentar quejas administrativas o solicitudes de revisión antes de acudir al tribunal.

La lección que debemos aprender aquí es importante: si bien la ley está diseñada para proteger a los empleados de malas conductas, existen límites de tiempo y procedimientos específicos que deben seguirse. Si ha sufrido discriminación en el lugar de trabajo, no deje que se acabe el tiempo para presentar un reclamo válido.

Formas comunes de acoso y discriminación

Discriminación sexual/basada en género

La discriminación sexual en el lugar de trabajo tiene muchas caras diferentes. En su forma más común, implica la exclusión total de las mujeres, únicamente por razón de su género. Sin embargo, incluso cuando las mujeres han logrado acceso al lugar de trabajo, la discriminación sexual persiste en otros aspectos. Los ejemplos incluyen identificar trabajos como “solo para hombres” o “solo para mujeres”, o mediante la existencia de un “techo de cristal” que garantice que las mujeres solo lleguen hasta cierto punto en la escala corporativa.

Otra práctica sesgada es tener dos conjuntos de reglas no escritas para el éxito en el lugar de trabajo. Por ejemplo, los hombres pueden recibir ascensos en función de su desempeño, mientras que las mujeres reciben ascensos en función de su apariencia. Es ilegal hacer que el nivel de atractivo de una mujer sea un requisito para una categoría laboral particular.

Discriminación basada en el embarazo

Una forma importante de discriminación de género ocupacional ocurre cuando una decisión laboral se basa tanto en el género de un empleado como en su estado civil o capacidad de tener hijos. Las empleadas embarazadas y las mujeres en edad fértil están protegidas legalmente contra la discriminación en el lugar de trabajo. En general, un lugar de trabajo no puede excluir a las mujeres embarazadas del lugar de trabajo sin violar las leyes contra la discriminación.

Discriminación y beneficios de atención médica

Un área de discriminación de género que se pasa por alto son los beneficios que un empleador ofrece a sus empleados. Si bien es obvio que los empleados y empleadas tienen diferentes necesidades de atención médica basadas en el sexo, la ley ya no ignora el hecho de que sólo las mujeres pueden quedar embarazadas, tener hijos o utilizar anticonceptivos recetados. Las necesidades especiales o mayores de atención de salud asociadas con las características únicas basadas en el sexo de una mujer deben satisfacerse en la misma medida y en las mismas condiciones que otras necesidades de atención de salud. Excluir los beneficios que se aplican sólo a las mujeres de un plan de prescripción general integral se considera discriminación sexual.

Discriminación y pago

La Ley federal de Igualdad Salarial (EPA) impone a los empleadores un requisito de género neutral. Prohíbe la discriminación de género en forma de salario desigual por trabajo “sustancialmente igual”. Una persona que presenta un reclamo a la EPA debe demostrar que le pagaron salarios más bajos por realizar un trabajo sustancialmente igual al de sus compañeros de trabajo. Trabajo igual se define como trabajos que requieren iguales habilidades, esfuerzo y responsabilidades.

Acoso sexual

El acoso sexual es un tipo de discriminación sexual que ocurre cuando un empleador vincula el estado laboral de un empleado con su respuesta a una sugerencia o insinuación sexual. La ley también prohíbe a un empleador permitir o crear un lugar de trabajo donde los empleados estén sujetos a una atmósfera hostil y con carga sexual. Por ejemplo, si los empleados publican calendarios obscenos o fotografías ofensivas, el empleador puede ser responsable de acoso si no hace nada para detener la práctica.

El acoso sexual también puede incluir insultos sobre el cuerpo o la apariencia de una persona, comentarios no deseados sobre el embarazo de una mujer y gestos lascivos o sugestivos. Determinar qué constituye acoso sexual depende de la frecuencia del delito, su gravedad y si el acoso interfiere con el desempeño laboral del empleado.

Discriminación por edad

La Ley de Discriminación por Edad en el Empleo (ADEA) prohíbe a las empresas contratar o despedir empleados por motivos de edad. Además, los empleadores no pueden obligar a los empleados a jubilarse antes de los 70 años, negarles ascensos en función de la edad ni castigar a los trabajadores mayores con salarios o beneficios reducidos.

La ADEA sólo se aplica a trabajadores de 40 años o más. Por lo tanto, está prohibido no contratar a alguien que tenga 45 años por su edad. Sin embargo, la ADEA no prohíbe negarse a contratar a alguien que tiene 22 años debido a su edad. Si bien las leyes estatales difieren, la mayoría de los estados tienen reglas que se adhieren estrechamente a las establecidas por la ADEA.

Discriminación por discapacidad

La Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA) prohíbe la discriminación laboral basada en una discapacidad. Una discapacidad se define como una condición física o mental que limita en gran medida una actividad importante de la vida, como caminar, respirar, ver, oír o hablar. De lo contrario, el solicitante de empleo o el empleado deben cumplir con los requisitos del trabajo en función de su experiencia y habilidades. Los empleadores deben hacer esfuerzos razonables para permitir que un empleado discapacitado trabaje exitosamente. Esto puede incluir cambios de horario, equipos modificados o servicios de interpretación.

Algunos estados brindan protecciones más amplias para las personas con discapacidades que las que brinda la ADA. Por ejemplo, la ley de California cubre a personas cuyas discapacidades simplemente “limitan” actividades importantes de la vida, en contraposición al requisito de “limitación sustancial” de la ADA.

Comuníquese con nuestros abogados para analizar reclamos de acoso y discriminación de empleados

Lo anterior es una descripción muy breve de la legislación laboral en lo que se refiere a la discriminación y el acoso. Para obtener más información y ayuda para explorar sus opciones legales si ha sufrido acoso o discriminación, contáctenos en línea hoy. Un profesional legal comprometido podría guiarlo a través de sus opciones de reclamo por acoso y discriminación laboral.