Blog

¿Por qué el amianto sigue siendo un problema?

Los riesgos del amianto son bien conocidos. Cuando una persona inhala las partículas de polvo, las fibras dañan los pulmones, lo que a menudo provoca diversas enfermedades, incluido el mesotelioma. Los científicos, el gobierno y la industria conocen estos peligros desde hace mucho tiempo, pero las medidas para reducir o detener por completo el uso de asbesto se ven obstaculizadas por empresas que prefieren seguir usando asbesto a expensas de la salud y la vida de sus trabajadores y clientes.

¿Desde cuándo sabemos que el amianto causa el mesotelioma?

Sabemos que el uso del asbesto es peligroso desde hace décadas. Los riesgos del material fueron advertidos por primera vez en revistas médicas en 1898 . En los EE. UU., el uso de asbesto alcanzó su punto máximo en 1980. Son casi 90 años de uso generalizado en la construcción y la infraestructura en todo el país, a pesar de que la industria causaba enfermedades mortales. La EPA de EE.UU. intentó prohibir el uso de asbesto en 1989, pero fue revocada en 1991 después de que la industria presentara una demanda.

Además de la asbestosis, el cáncer de pulmón y otros tipos de cáncer, desde 1960 se ha demostrado de forma concluyente que el mesotelioma es causado por el amianto. Pero incluso con décadas de preocupaciones sobre la seguridad y la salud de los trabajadores, las empresas insistieron en utilizar el material.

¿Por qué este material es tan atractivo?

El asbesto como material de construcción tiene muchas características deseables que las empresas desean en sus materiales de construcción:

  • Resistencia y durabilidad
  • Resistente al fuego
  • Aislamiento
  • Facilidad de abastecimiento

Si bien puede que no cueste mucho comprar asbesto, los costos de su uso son demasiado altos. El uso de amianto sólo continúa a expensas de la salud y el futuro de la gente común y corriente.

Exigir responsabilidad

Dado que una prohibición total de la sustancia nunca ha surtido pleno efecto, corresponde a los individuos luchar contra su uso. Quienes padecen cáncer o mesotelioma deben exigir que las empresas antepongan los beneficios a su salud y paguen de forma significativa. Hasta que todas las empresas sientan el costo humano del uso de este material, priorizarán el costo monetario.

Compartir