Blog

Los residentes de viviendas públicas pueden estar en riesgo de exposición al asbesto

Las personas que viven en viviendas públicas enfrentan muchos desafíos, desde la visión negativa que muchas personas tienen de quienes viven en viviendas públicas, hasta los riesgos de delincuencia y otros peligros que pueden estar presentes en las viviendas públicas en todo California. El amianto y el mesotelioma pueden no parecer preocupaciones que merezcan mucha atención para los residentes, pero un artículo de KQED en San Francisco señala que tal vez debería serlo.

La Autoridad de Vivienda de San Francisco alberga a 31.000 residentes en numerosos lugares de la ciudad. Como era de esperar, existen problemas con las propiedades. La vivienda pública ha sido problemática durante mucho tiempo en Estados Unidos. Se construyeron muchas viviendas durante las décadas de 1950 y 1960, como parte del movimiento de “renovación urbana” que fue testigo de la limpieza de muchos “barrios marginales” y la construcción de complejos de viviendas públicas concentrados.

Ese período también fue quizás el momento de mayor uso de productos que contienen amianto en la construcción y materiales de construcción. Esto significa que miles de estas propiedades contienen pisos, materiales de techo, aislamiento y materiales de plomería de asbesto.

Las autoridades de vivienda pública suelen carecer de financiación y otros recursos, y las propiedades que supervisan suelen sufrir un mantenimiento deficiente. El riesgo es que los materiales de asbesto puedan quedar expuestos al desgaste, permitiendo que las peligrosas fibras de asbesto se eleven en el aire y sean inhaladas por los residentes.

Una mujer en la historia cuenta cómo descubrió que su ático, que quería usar como almacenamiento, tenía una puerta marcada con el nombre de un fabricante de asbesto. Del techo caían lo que parecían ser montones de aislamiento, y ella solicitó una inspección en 2008. Todavía estaba esperando que alguien de la autoridad lo inspeccionara después de que la historia se transmitiera esta primavera.

Para los residentes, este tipo de situación podría conducir a la exposición al asbesto y, dentro de 20 a 30 años, al desarrollo de un cáncer mortal como el mesotelioma.


Fuente: KQED, “Chinches y asbesto: la odisea de un residente de viviendas públicas de San Francisco”, Joshua Johnson, 4 de junio de 2013

Compartir