Blog

2020 se muestra prometedor en la lucha por una cura para el mesotelioma

Pastillas y termómetro sobre una mesa.

La cobertura mediática en 2020 giró en torno a un virus en particular y los avances logrados para derrotarlo. De manera similar, nuevos tratamientos, regímenes farmacológicos y ensayos de vanguardia y de gran éxito dieron un rayo de esperanza a quienes padecen mesotelioma, sin mencionar a sus familiares.

Algunas de las historias más destacadas incluyeron:

La FDA aprueba Keytruda

Pembrolizumab, un fármaco de inmunoterapia, fue aprobado en junio para ciertos tumores metastásicos. Un número selecto de esos pacientes padecía mesotelioma pleural. Ensayos anteriores de Keytruda (la marca formal) revelaron resultados prometedores en cuanto a su eficacia en un puñado de pacientes. Si bien los médicos no lo consideran una cura, el éxito del ensayo representa un paso adelante y brinda a los pacientes una oportunidad, por pequeña que sea, en la lucha continua contra esta forma mortal de cáncer.

La prohibición del amianto en Italia comienza a dar resultados

A diferencia de Estados Unidos, Italia tomó medidas para prohibir formalmente el amianto hace casi treinta años. Los expertos médicos están viendo un pico en la crisis sanitaria que provocó el paro. Sin embargo, las pruebas de la eficacia de una prohibición siguen siendo escasas. La industria médica debe seguir buscando una cura, ya que el diagnóstico formal del mesotelioma todavía tarda hasta 50 años. Las medidas proactivas son primordiales debido a la siniestra lentitud de la enfermedad en manifestarse.

Aprobación de la inmunoterapia

Puede que hayan sido necesarios 16 años, pero en octubre, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. aprobó un nuevo régimen de tratamiento farmacológico en la lucha contra el cáncer de mesotelioma pleural maligno. Los resultados de un ensayo clínico internacional de fase III observaron un aumento de las tasas de supervivencia de nueve meses con quimioterapia a poco más de 18 meses con combinaciones de inmunoterapia.

Una cura sigue siendo difícil de alcanzar. La batalla continúa. Con suerte, 2021 es prometedor y brinda más esperanza.

Compartir