Blog

¿Por qué son tan comunes los diagnósticos erróneos del mesotelioma?

ENdoctor con bolígrafo y portapapelesYa sea que se trate de una exposición primaria debido al trabajo directo con el material peligroso o de una exposición secundaria sufrida por amigos y familiares, el contacto con las fibras de asbesto puede provocar condiciones devastadoras y mortales. Desafortunadamente, no es raro que los profesionales médicos diagnostiquen incorrectamente mesotelioma, asbestosis o cáncer de pulmón cuando los primeros síntomas se vuelven evidentes.

Si bien cada situación es única, existen numerosos factores que pueden afectar dramáticamente la velocidad y precisión de un diagnóstico médico de mesotelioma, que incluyen:

  • Superposición de síntomas: Desafortunadamente, el mesotelioma comparte numerosos síntomas con otras afecciones pulmonares que varían en gravedad. Esto puede dificultar que un profesional médico diagnostique con precisión la afección más mortal. Las personas pueden tener fiebre, tos seca, dificultad para respirar y dolor en el pecho durante las primeras etapas del mesotelioma, que podrían confundirse con muchas otras afecciones, como gripe, bronquitis o neumonía.
  • Latencia prolongada: En última instancia, varias décadas podrían separar la exposición al amianto y los síntomas graves del mesotelioma. Esto se conoce como período de latencia y este largo período de latencia puede dificultar la vinculación de la exposición peligrosa a la condición mortal.

Además, a los profesionales médicos les puede resultar difícil diagnosticar el mesotelioma debido a los diferentes tipos de exposición. La exposición primaria podría ser más fácil de rastrear con el tiempo, pero la exposición secundaria podría resultar difícil. La exposición secundaria, a menudo denominada exposición doméstica o familiar, suele ocultarse a los exámenes médicos. En estas situaciones, las personas que nunca estuvieron expuestas directamente al asbesto aún pueden inhalar o ingerir las fibras y eventualmente presentar síntomas catastróficos.

Compartir